El Citadino: fuerte apuesta a la cultura y gastronomía local

Este sábado, redoblan su apuesta con la presencia del enorme Horacio Burgos.

0

Por Mónica Manrique

Hace dos años, Franco Brombín ( 29 años)  y Charo Belén Brasseur (25)recibieron la propuesta de alquilar un nuevo local para convertirlo en un “Tiempo de Café”. Fueron meses difíciles para los dos. José Brombín, había fallecido cuatro meses atrás y ambos estaban abocados al Fatto in Casa, el tradicional restaurante familiar de San Antonio de Arredondo.

La propuesta los tomó por sorpresa y sin un peso. Un par de meses, la decisión estaba tomada y el dinero prestado, también.

Charo comenta, con su panza de 27 semanas y el sueño del hijo esperado después de 7 años juntos “ fue una locura porque en menos de 15 días conseguimos presupuestos, llamamos a un millón de personas para conseguir la plata prestada y lo hicimos. Tenemos amigos músicos que nos apoyaron desde el  primer momento”.

Desde el inicio pasaron las bandas locales, de Carlos Paz y grandes músicos como Botafogo, Martín Oliva y ahora se juegan con Horacio Burgos. A veces los números cierran, pero la mayoría no, como en ciclos de cultura y proyecciones de películas  excelentes, que convocaron  a poca gente.

Franco detalla  “a nosotros nos gusta  y cuando decidimos abrir esto lo hicimos con la experiencia de haber manejado otro restaurante, el de mi papá, y  decidimos hacer lo que nos gustara.  Si nos iba bien, bien y si no cerrábamos. Nos fue tan bien, que ahora seremos tres”.

“Hacer lo que nos gusta- agrega- la música, la cultura, la sumamos a nuestro proyecto”. Allí interviene Charo que comenta “Desde chiquita me hicieron escuchar  muchísima música, ir al teatro,  danza y por eso cuando abrimos decidimos hacer lo que nos gusta en todos los aspectos. La propuesta en la comida y  divertirnos”.

Esta pareja tiene la complicidad de los sueños y la transparencia en sus palabras. Nada se percibe como un libreto ensayado. Es habitual decir que hay cocina gourmet, pero Franco aclara “con tantos años en la cocina, no creo que tengamos público para este tipo de comida, entonces  jugamos a gozarlo y no hacemos  comida gourmet. Eso implica un compromiso más alto, precios elevados y a nosotros no nos interesa matar a la gente por presentar bien un plato”.

La familia Brombín está marcada por el afecto familiar y el compromiso con su trabajo y quienes están con ellos. Charo, conoció a Franco cuando tenía menos de 20 años y  se vino a vivir a San Antonio de Arredondo, para estar con él.

Franco reconoce que no pensaba terminar haciendo lo platos que hoy prepara, después de una impronta familiar marcada por la cocina italiana  de su padre. Pero tienen el cuidado con la preparación y la búsqueda de los ingredientes, las huertas y la ayuda de un cocinero que tiene  mucha influencia  latinoamericana que trabaja con ellos, que los ayudó a mirar y conocer sabores diferentes.

El Citadino nos lleva a nosotros, nosotros no lo llevamos a él.

Esta frase  define a esta pareja de emprendedores locales que lograron en tan poco tiempo convertirse en una marca registrada, sin proponérselo en todo Punilla al sur y reciben el reconocimiento de quienes asisten al espacio de la esquina más amable de la zona.

Franquito, como le llaman muchos en este pueblo que crece rápidamente ríe y, mientras atiende varias mesas del  Citadino a ritmo veloz, al pasar dice “Esto es  muy loco. Arrancamos siendo cafetería y terminamos haciendo comida, coctelería, platos diferentes… El Citadino nos lleva a nosotros, nosotros no lo llevamos a él”.

Charito, quién asiste con las bandejas llevando cerveza tirada  resalta “la presencia de Horacio Burgos el sábado representa un crecimiento  en el ámbito de la cultura que se fue dando por la gente que conocimos en el camino, que para nosotros, traer al maestro Burgos, de manera íntima, es rozar los sueños”.

Con los proyectos a cuesta y el empuje de la juventud que apuesta a su lugar de vida, la crisis se hace sentir y a veces, cuesta continuar y respaldar económicamente el deseo con el que iniciaron hace dos años.

Pero, El Citadino no será nunca este único lugar, sin este dúo entrelazado en pasiones y proyectos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here