En Icho Cruz, los Liendo, son referentes de la historia lugareña.

Con 60 años, su viejo almacén guarda secretos de tres generaciones.

0

Por Mónica Manrique

José Ignacio Liendo nació en Alta Gracia en 1920  y siguiendo el camino de otros conocidos llega a Icho Cruz, a los 24 años, recién casado con Blanca González. En este pequeño villorio construye su familia. Nueve hijos y sobreviven tres: Ana, Víctor y Roberto.

José murió en 1986 y Blanca en 2013. Todos atendieron el almacén, hoy supermercado y el único que se preserva con el paso del tiempo.

Ana María Liendo, una de las hijas y la que se atreve a contar la historia de esta familia que es un hito en el sur de Punilla, rememora con viejas fotos de un álbum familiar “En 1956 en la calle principal  mi padre puso una despensa, bazar y vendían verduras. Había muy poca gente en Icho Cruz entonces. En ese momento había como tres negocios que después desaparecieron”.

Desde chicos los hermanos Liendo ayudaron en el negocio, aunque sus padres tenían una empleada, Ester Pino, que ayudaba ya que la numerosa familia vivía en una casa en el mismo lugar dónde estaba el almacén.

 

Ana Liendo es amable, serena y sostiene  la entrevista en un tiempo diferente.  Ese tiempo donde el apuro no se presenta.

Hoy ella es la segunda generación de la familia a cargo del negocio y su hija Eugenia, la tercera.

“El negocio vivió la historia del pueblo- relata-. Al lado del almacén había un pasillo techado dónde se hacían encuentros y la gente recitaba, hacían música, teatro, porque no había otro lado donde reunirse. Los parroquianos que venían a caballo o a pie desde lugares cercanos hacían sus compras y se tomaban su copita antes de volverse a las sierras. Después todo fue cambiando. Esto era cuando Icho Cruz era un pueblito muy chico”.

José Liendo  tenía canteras de mineral, mica, cuarzo y berilo más allá de El Cóndor y hacía fletes llevándolas a otros lados. Le encantaba la minería. “Hubo épocas muy duras- recuerda- y cuando mi padre tenía las canteras  le daba trabajo a las mujeres, porque había muchas que tenían varios hijos y estaban solas y les daba mica para que las desbloquen y con tijeras especiales cortaban la resistencia  de las planchas que se vendían mucho. Las mujeres eran muy prácticas y vivían de ese trabajo. Eran señoras  de Icho Cruz y no había trabajo entonces, como ahora, pero siempre hemos pasado por esto”.

La libreta y el fiado

La descripción de los Liendo que realiza Ana los perfila como generosos y solidarios “Mi papá era generoso, correcto, no le gustaban las cosas torcidas. Siempre había gente que no podía pagar todo junto entonces le anotábamos en una libreta. Cuando  hacían una changuita o les pagaban por semana o quincena venían a pagarnos. Ahora no hay libretas, pero fiamos también, porque hay mucha gente en Icho Cruz que hace trabajo en la construcción y a veces no les pagan o cuando pueden y ahí les fiamos. Mi mama era muy solidaria con la gente con necesidades y les daba de comer, hasta de la Rinconada venían”.

El almacén de los Liendo, como les llaman en la zona se fue modernizando y ampliando, creciendo a la par de la Villa y ha sido testigo de la vida de cada uno de los habitantes y turistas que pasaron en estos 60 años.

Establecieron relaciones de afecto con dueños de vivienda que hicieron sus casas, 30 a 40 años atrás y todavía las mantienen.

Ana quisiera poder conversar con todos, mantener esa relación amigable que marcó a los Liendo  para siempre, pero, en el verano cuando vienen muchos turistas la atención debe ser más rápida “pero siempre nos hacemos un tiempito para preguntar cómo están, porque para nosotros, son parte de nuestra vida”.

Por el viejo almacén ya pasó  el asfalto, la red de gas natural, un torbellino de millones de personas que desandaron la calle principal durante las temporadas de verano de estos 60 años. Y como siempre, durante este verano, seguirán siendo el centro referencial hacia los cuatro puntos cardinales. “De los Liendo, tres cuadras al norte. De los Liendo doble a la derecha…y así permanecerán como enclave geográfico de la Villa Río Icho Cruz.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here