Tenemos en un pasado, no muy lejano, el recuerdo de las multitudinarias marchas en Mendoza, en contra de la minería, y de la modificación de la ley 7722 que prohíbe la minería en dicha provincia, que logró dar marcha atrás a la modificación ya aprobada de dicha ley. También las marchas en Chubut donde se les decía No a las mineras, y se pedía por el respeto a la ley 5001, lucha que aún continúa impidiendo el ingreso a nuevos proyectos mineros a la provincia.
Ahora es Andalgalá quien dice NO!.

Marcha en contra de la minería y por la conservación del agua y del cerro Aconquija, en Anadalgalá.

Desde hace más de 11 años, todos los sábados en la ciudad de Andalgalá, Catamarca, se lleva a cabo caminatas en contra de la minería, y por la conservación del agua y el cerro Aconquija. La caminata número 584, efectuada el sábado 10 de abril, fue muy atípica. Ya se venían viviendo momentos de tensión, por un nuevo proyecto minero llamado “Mara”, de la minera “Agua rica” que se pretendía instalar en la ciudad, la introducción de grandes maquinarias para llevar a cabo dicho proyecto, y la gran presencia de efectivos policiales y gendarmería. Esta caminata culminó con la sede de la minera Agua Rica incendiada, y la sede del Frente para la Victoria destrozada.

Si bien ante lo sucedido las asambleas se desligaron de los actos de violencia, alegando mediante distintos comunicados, que por más de 11 años la caminatas fueron pacíficas y que ese sábado hubo una liberación de la zona al finalizar la caminata que coincidió con la llegada de infiltrados que incitaron y comenzaron con los hechos violentos, no fue motivo suficiente para evitar que el lunes 12 de abril comenzarán los allanamientos a viviendas de asambleístas, culminando 4 días después con más de diez detenidos, viviendas destrozadas, denuncias de abusos de autoridad, organismos de derechos humanos controlando el accionar de las fuerzas de seguridad, mayor presencia policial, y hasta con la presencia del ejército nacional en las calles de Andalgalá.

Foto de vivienda allanada el día lunes 12 de abril.

Cómo era de esperar, estos hechos tomaron trascendencia mediática a nivel nacional, y una de las declaraciones más controversiales, fue la del Ministro de seguridad Agustín Rossi, a través de la red social Twitter, justificando la presencia del ejército en Andalgalá. Según público el Ministro, el ejército se dirija a la ciudad de Santa María, Catamarca y realizó un desvío de más de 80 km ( solo de ida) a la ciudad de Andalgalá para comprar agua.
Las asambleas recibieron apoyo público, de Nora Cortiñas, Adolfo Pérez Esquivel, Raly Barrionuevo, Bruno Arias, Pity Fernández, la agrupación musical Arbolito, caciques Diaguitas, entre otras muchas organizaciones y personalidades.

Twitter del ministro Agustín Rossi, Acompañado de un mapa que muestra el desvió hecho por el ejercito nacional

Al día de hoy Andalgalá sigue marchando en contra de la minería y por la liberación de los detenidos, también hay un acampe que pide que la liberación y absolución de los detenidos, y la presencia policial en la ciudad es cada vez mayor.

Esto nos deja infinidad de preguntas para reflexionar:
Los gobernantes que accionan en contra de las decisiones de un pueblo, siguen representativos del mismo?
Los gobernantes que pierden el consenso, con la mayoría de su pueblo y llevan a cabo sus medidas mediante la represión. ¿siguen siendo considerados “poder político” o serían considerados el “poder de dominación”?
¿Es justo sacrificar el bienestar y el buen vivir de un pueblo, para el bienestar de otros sectores?
¿La minería, que tenemos hasta la actualidad, no es suficiente, para satisfacer, las necesidades tecnológicas?
¿Por qué los gobiernos subsidian el negocio de las mineras?
Estás y muchas preguntas más, nos rondan en la cabeza, cada vez que un pueblo le da más importancia a la vida y al agua, que a la mega minería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here