“Fuerza, que después será un recuerdo” la frase con la que se define Tiago de 13 años, en su lucha contra el linfoma de Hodking

La solidaridad de los vecinos del sur de Punilla conmueve a su familia

0
Punilla al Sur

Por Mónica Manrique

Tiago tiene un apellido italiano casi impronunciable, Stracquadaini. Va a segundo año del Ipem 348 de San Antonio de Arredondo  y a partir de este viernes comenzará a recibir clases dirigidas por profesores en su casa, ya que no puede estar en contacto con mucha gente  ni en el exterior por sus bajas defensas, producto de la quimioterapia que le están haciendo en el hospital de Niños de Córdoba.

Es un adolescente tranquilo, con un rostro de transmite serenidad y pese al agobio de las preguntas frente a un grabador, responde con conocimiento  sobre su enfermedad detectada en el mes de mayo.

Su mamá es Gabriela Bagur, una vecina muy conocida de San Antonio que aprende con dolor a vivir esta etapa de su hijo menor, apoyada por su hijo Lucca y Lorelai, que viajó desde Buenos Aires para acompañarlos en este momento.

¿Podemos hablar de tu enfermedad o te pone mal hacerlo?

-El 13 de mayo nos enteramos de mi diagnóstico. Estaba decaído, no tenía ganas de hacer nada, bajé cinco kilos. Anduvimos por un montón de médicos hasta que llegamos al hospital de Niños de Córdoba. Ahí me hicieron lo estudios y supe que tenía. Ahí me  atiende la Dra. Natalia González y el Dr.  Carlos Hollmann.

¿Cuándo te enteraste, que pasó?

-Un poco bajón, pero bueno. Fue duro. La semana pasada empecé con las quimios  y hasta ahora vengo bien. Llevo seis sesiones. Mi mamá me estaba dando unos medicamentos que le dio el Dr. Crescenti y la llevo bien.

Por seis meses tengo que estar en tratamiento y pueden ser menos, por ahí. Cuando me hagan el otro PET, un estudio que sale caro, veremos como sigo.

¿Cómo está tu vida por ahora?

-Un poco protegido en casa, puedo ver a mis amigos. Estoy viviendo bien este proceso. Me digo: Fuerza, que después será un recuerdo.

Gabriela Bagur, su madre tiene la obra social Osecac por ser monotributista. Ella tiene un negocio en telefonía en Carlos Paz. Al principio de la enfermedad de Tiago la obra social no le cubría nada y el PET un estudio muy caro lo cubre en Rosario, no en Córdoba.

“Pero los tiempos nuestros no coincidían con los de la obra social –explica Gabriela-teníamos casi un mes de espera para hacer este estudio y necesitábamos hacerlo urgente. Decidí hacérselo  en Córdoba y gracias a unas amigas que juntaron el dinero lo hicieron en Oulton. Cada PET sale 25.400 pesos y de contado 21 mil. La obra social le cubrirá la quimioterapia, después que presente todos los papeles y tarda casi 20 días en ser autorizado, Por eso el Hospital de Niños pone la medicación y después le devolvemos los medicamentos. Hay muchos remedios que Osecac no cubre que las compro yo y veremos si después nos devuelven algo por reintegro”.

¿Cuánto dinero necesitarían para cubrir el tratamiento de Tiago?

“Son seis meses. La verdad no lo sé. Porque van surgiendo remedios y nuevos estudios”. Las cifras que comenta Gabriela por cada caja de medicamentos que duran cuatro o cinco días escapan a cualquier posibilidad de compra de un trabajador, con la economía finita.

La enfermedad temida, que requiere intensa fortaleza familiar

El linfoma de Hodking es una enfermedad por la que se forman células malignas cancerosas en el sistema linfático. “A Tiago se le detectó en el mediastino entre el corazón y los pulmones- detalla Gabriela- y de ahí migró al fémur, por eso la urgencia de comenzar con el tratamiento de quimioterapia un ciclo de todos los días por seis días. Después descansa una semana y continúa de la misma manera”.

Gabriela rompe en llanto profundo cuando recuerda el día del diagnóstico de Tiago. “Para mí es muy duro, porque es muy chico, nunca estuvo enfermo, siempre llegaba del colegio y se iba a andar en bicicleta. Hacías sus cosas y ahora no puede”. Tiago la escucha escondiendo sus lágrimas y los hermanos mayores y su madre la tranquilizan.

La solidaridad, una red increíble de amigos, vecinos y desconocidos que apoyan a Tiago

“Cuando mis amigas, con quienes compartimos nuestras vidas desde el jardín de infantes de mi hijo, se enteraron de la enfermedad de Tiago, comenzaron a organizar un día de Zumba, con una entrada de 50 pesos y se fue sumando mucha gente.

Gabriela enumera rápidamente las acciones solidarias que se gestaron en estos días “La peña para el próximo domingo en el predio del Pan Casero en Mayu Sumaj, la propuesta de Noe  Gaillardou que hizo que recibiéramos apoyo de toda su gente conocida con los re-tratos. Gente que no conozco que me piden el número de cuenta para hacer un aporte. Por parte de mi novio, amigas, mi madre, incluso su papá, a través de un amigo consiguió ayuda económica a través del ministerio. También apoyaron la municipalidad de San Antonio de Arredondo e Icho Cruz y la comuna de Mayu Sumaj.

La solidaridad de la gente de Punilla nos abraza. Le debo a cada uno un agradecimiento que todavía no he podido responder. El dolor se compensa con la solidaridad de los otros”.

Me conmueve mirar a Tiago, su familia y recuerdo parte de un texto que leí en mi adolescencia que decía “Para ser de mí, he ser de otros, salir de mí, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan plena existencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here