Por Mónica Manrique

Anochece en San Antonio de Arredondo y los focos de fuego en la ladera de las montañas se ven desde la ruta. El humo sigue ennegreciendo el paisaje y el dolor traspasa a los habitantes del sur de Punilla.

Vecinos generosos desde esta mañana envían donaciones de agua, frutas, gasas, colirios y comida para los bomberos que siguen arriesgándose por todos.

Foto: Punilla al Sur

El Centro de Operaciones en San Antonio está en el puente nuevo, atrás de la garita de ómnibus. Llegan allí los bomberos que van rotando para apagar incendios en otros lugares de la provincia. Están estacionadas las dos ambulancias de la zona: de Icho Cruz y San Antonio. También las autoridades municipales tienen su base en ese lugar. Están presentes personal de Defensa Civil y del Plan Provincial de manejo del Fuego.

Diego Concha informó que Defensa Civil está protegiendo los conventos de las hermanas Benedictinas, de los Franciscanos, pero el fuego avanza hacia Las Jarillas. “Lo que coronó el cerro, yendo hacia el este incluye las zonas de Punto de Agua, Las Juanitas, Falda del Carmen y la CONAE, por eso tenemos una dotación de bomberos allí”.

Patricia Cicerone, intendenta de San Antonio, comentó a Punilla al Sur que desde la municipalidad aportan la comida para los bomberos y están presentes Defensa Civil y Seguridad Ciudadana del municipio, con la tarea invaluable de los directores de tránsito locales.

Unidos los vecinos en clave de solidaridad  llevan sus donaciones a distintos comercios, Centro Vecinales y desde allí los trasladan al Centro de Operaciones. Tengan la certeza que cada donación se les entrega a los bomberos quienes retribuyen el apoyo que reciben a diario.

La noche llega y las llamas no se extinguen. La voluntad de cientos de bomberos en una lucha desmedida contra el fuego y el compromiso de cada vecino, atempera el dolor de la tierra arrasada.

Foto: Punilla al Sur

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here