Por Mónica Manrique

Cuando leíamos las revistas de historietas que marcaron nuestra infancia y adolescencia, siempre El Tony, Dártagnan, Intervalo, Fantasía, Nippur de Lagash(con Robin Wood como guionista y Lucho Olivera dibujante), nos llevaban a mundos remotos y desconocidos. Varias generaciones gozaron de la lectura de historietas, antes que la tele y después  internet nos  robaran el tiempo de la imaginación.

Ramón Columba, el padre de la historieta argentina, nació en San Antonio de Arredondo el 3 de diciembre de  1891, hijo de Diana Martínez y Ramón Columba Arredondo,   fue bautizado en Cosquín, dos años más tarde. El árbol genealógico de este grande de la cultura argentina se remonta  a Don Claudio Antonio de Arredondo nacido  en 1797,  hijo del Alcalde Provincial Don Antonio de Arredondo y Doña Bentura de la Corte, miembro del partido Federal quien  contrajo matrimonio  con Secundina del Rosario Bustos, hija del gobernador de Córdoba, Juan Bautista Bustos. Diez hijos nacieron de esta pareja.

Adelaida Arredondo, hija de Don Antonio, nació en Córdoba en 1834 quien  posteriormente contrajo matrimonio  con José Manuel Columba. Ella fue  heredera de extensas tierras de lo que hoy llamamos departamento Punilla.  Sus hijos,  Rosa, Ramón y Emilio Columba se fueron desprendiendo de la estancia San Antonio, una de las más grandes que habían heredado y fueron  vendiendo tierras  en fracciones más pequeñas, una de ellas a  Genaro Carranza, nombre ligado a la historia sanantoniense.

Este innovador, talentoso y genial dibujante y retratista,  tataranieto  del ex gobernador de Córdoba Juan Bautista Bustos, pasó  sus primeros años en la estancia familiar para ir a vivir a Buenos  Aires a los tres años. Con el correr del tiempo, la familia Columba fue perdiendo su posición económica y  con la muerte de su padre, tuvo que sostener a su madre y seis hermanos menores.

Ramón a los 15 años comenzó a trabajar en el Congreso Nacional, al que llegó con unos de sus dibujos y carta de presentación de amigos familiares.  Fue nombrado como taquígrafo, una de sus profesiones y en la que se jubiló como jefe de taquígrafos del Congreso Nacional.

Numerosas memorias se escribieron sobre él, y en la edición  especial de los tres tomos de “El Congreso que yo he visto”  -1906-1943- una biografía exacta  con dibujos y retratos de los políticos que hicieron la historia de nuestro país, cuenta que “ A los 12 años era retratista e iba a cuarto grado, una cartulina clavada sobre el tablero de una puerta  y una mesa que me servía de asiento, fueron las bases de mi primer atelier, dibujaba retaros al carbón, hechos con trozos seleccionados… en la cocina de mi casa”.

Abandonó sus estudios de medicina para dedicarse  al dibujo: la caricatura. En 1911 varias revistas  lo tenían como dibujante   y en 1917 organizó dos Salones de Humoristas e instaló pantallas luminosas de publicidad callejera en distintas esquinas de la ciudad de Buenos Aires. En 1923 inició su propia revista “Páginas de Columba” dedicadas solamente al humor y la historieta.

Fundador de  Páginas de Columba y de la Editorial Columba junto a su hermano Claudio , en 1928  comenzaron a publicar las revistas “ El Tony”, “Intervalo”, “Fantasía” y “D´artagnan”  de gran difusión en Argentina y países limítrofes, llegando  a vender 300 mil ejemplares por número. Fueron  tres generaciones de Ramones y Claudios ( hijos y primos)  quienes llevaron la Editorial Columba a convertirse en un emporio editorial con Robin Wood como el guionista más importante y en la década de 70 y 80 Nippur Magnum y Nippur Magnum todo color. Cerró en el 2001, en plena crisis económica convirtiéndose en la editorial que por más tiempo publicó  historietas en Argentina.

El polifacético Ramón Columba hizo dos películas, en 1939 y 1940 con dibujos y comentarios de asuntos políticos y sociales, temas que desarrolló a través del noticiero cinematográfico “Sucesos Argentinos”. Recorrió el mundo dibujando y dando conferencias con dibujos improvisados   y logrando una entrañable amistad con Walt Disney y estableciendo relaciones públicas y políticas en varios países.

Ramón Columba, el hombre nacido en medio de la nada, una estancia perdida en la inconmensurable geografía argentina, en la provincia de Córdoba, murió el 13 de junio de 1959, precisamente, el día de San Antonio.

1 Comentario

  1. El Congreso que yo he visto lo tengo. Es imperdible. El primer humorista político de la argentina. Felicitaciones por rescatarlo ex compañera. El Tony, Dartagnan, etc. no los leí porque no tengo edad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here