En un nuevo episodio contra el local de comidas y espectáculos de Ycho Cruz, Cardamomo y la Pizzería contigua Doña Muzza, la Municipalidad de esa localidad, accionó contra ambos comercios retirándoles la habilitación que poseían para realizar espectáculos, según lo venían realizando, sin previa notificación o acta de constatación.

Es reconocida a esta altura la trayectoria del local de comidas árabes Cardamomo. Ubicado en la esquina de la Av. Argentina y Lombardo, aparte de la oferta gastronómica también se destaca por su oferta cultural por la cantidad de artistas de la música y el espectáculo en general que han podido ofrecer su arte en ese lugar. Tras 5 temporadas consecutivas y ofreciendo una alternativa durante todo el año, pareciera que las autoridades políticas todavía no se anoticiaron la importancia que posee el lugar para los residentes de la zona.

Cardamomo en un estilo único para la localidad, es quien brinda puestos laborales de calidad a muchas personas y genera el ámbito para que los artistas reconocidos o en sus primeros pasos, puedan tener un lugar donde desarrollar su actividad. En síntesis, la esquina de Cardamomo y Doña Muzza se ha vuelto un lugar que no solo genera puestos de trabajo sino que es el único lugar de la zona que logra romper la estacionalidad, sosteniendo una oferta atractiva durante todo el año.

Esto evidentemente contrasta con la incapacidad de funcionarios de poder articular medidas que fomenten el desarrollo de estos espacios dentro de un marco regulado y de convivencia con todos los vecinos y vecinas del pueblo.

Esta gestión, apela a medidas ilegales, sin previo aviso, al retiro de las habilitaciones a pedido, desconociendo el daño a varias familias que se sostienen gracias a estos lugares.

Pudimos apreciar a lo largo de toda la temporada, como el municipio ha violado sistemáticamente las reglamentaciones propias y a nivel regional, adicionándole la inexistencia de manejo de residuos tras los espectáculos realizados y el fomento de puntos de venta ilegales a cargo de funcionarios públicos, bajo condiciones de inseguridad poniendo a vecinos y turistas en riesgo.

Entonces, ¿Qué pretende el municipio ante los pocos comercios que quedan en pie durante todo el año que tratan de subsistir y apuestan a la localidad? ¿Es imposible generar las condiciones para que funcionarios públicos y comerciantes puedan vincularse en pos del beneficio comercial local?

Por último, recordamos las promesas de campaña realizadas por el intendente en funciones para refrescar la memoria. En plena campaña las promesas pululan, durante las gestiones es necesario arremangarse y ponerse a trabajar junto a los vecinos y vecinas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here