La producción de gas y petróleo no convencional alcanzaron sus máximos históricos, ayudada por el impulso en Vaca Muerta, y se vería potenciada aún más cuando entre en funcionamiento el gasoducto Néstor Kirchner. El dato surge de un informe de la Secretaría de Energía, que además destacó que la producción total de petróleo fue la más alta en 20 años, en tanto que durante mayo se produjo un 39% más de gas no convencional que en el mismo mes del 2021.

“Estamos muy contentos porque estos números son muy buenos para nuestra economía, porque significan más gas y petróleo argentino, producido por trabajadores y trabajadoras argentinas, con pymes nacionales que aportan tecnología y valor agregado”, celebró el secretario de Energía, Darío Martínez. El funcionario ponderó que estos resultados fueron posibles gracias a las “decisiones acertadas” de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. “Con reglas claras y previsibilidad le dimos impulso a un sector estratégico para nuestro desarrollo energético en un contexto global donde la energía es central. Tenemos una actividad en permanente crecimiento, gracias al fuerte impulso que le dimos a Vaca Muerta”, agregó Martínez.

En detalle, el informe describe que el segmento no convencional sigue en alza y marcó dos nuevos récords históricos: la producción de petróleo no convencional alcanzó los 241 mil barriles aproximados por día y representó el 41% de la producción total del país, con un crecimiento interanual del 57%. Por su parte la producción de gas no convencional también fue la más alta de la historia con 76 millones de metros cúbicos aproximados por día y representó el 56% del total del país.

El documento agrega que, durante mayo, se produjo un 39% más de gas no convencional que en el mismo mes del 2021. En tanto que la del gas llegó a los 136 millones de metros cúbicos por día, un 12% más que el mismo mes del año pasado.

Además de estos niveles de producción récord, en el Gobierno se entusiasman con la puesta en marcha del gasoducto Néstor Kirchner. “Va a permitir escalar aún más la producción de gas, como también aumentar las exportaciones, sustituir importaciones con gas argentino “y generar miles de puestos de trabajo”, señaló Martínez.

Por último, el funcionario resaltó el éxito del Plan Gas y aseguró que “nos permite seguir construyendo y afianzando un país más federal, porque el aumento de la actividad, le permite a las provincias recibir más regalías para destinarlas a educación, salud, seguridad o lo que crean prioritario” concluyó el secretario de Energía.

Días atrás, el presidente de Energía Argentina (Enarsa), Agustín Gerez, aseguró que el gasoducto Néstor Kirchner “estará apto para funcionar el 20 de junio de 2023” y estimó que, con su puesta en marcha, se producirá un ahorro en importaciones de “entre US$1.300 millones y US$1.500 millones, dependiendo de los valores de gas natural licuado (GNL) del año próximo”. En una entrevista brindada al diario La Nación, el funcionario detalló que para mediados de agosto debería estar adjudicado el pliego de la construcción del gasoducto, en consonancia con el cronograma de entrega de caños.

ED

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here