En estos días, vecinos y vecinas de la localidad de Cuesta Blanca, han denunciado públicamente actividades por parte de la comuna, sobre apertura de calles, “asesoramiento personalizado en venta de lotes” y funcionarios municipales en propiedad privada judicializada.

Frente a esto, resurgen preguntas, sobre el abordaje de la gestión del espacio público, el cuidado del ambiente y las zonificaciones existentes de la ley de bosques que categoriza según la importancia de los ecosistemas existentes, pero sobre todo el mentado “desarrollo” vaticinado hace rato que no convida progreso y arrebata calidad de vida.

Siempre Comechingones.

Los sucesivos gobiernos comunales que se dieron en los últimos años (el último en una suerte de deslegitimidad democrática), han llevado a cabo distintas acciones sobre el barrio comechingones en detrimento del orden legal, ya sea sobre los espacios públicos o sobre las propiedades privadas. Sobre el último punto, ya es harto conocido el accionar político, que valiéndose únicamente por cuestiones doctrinarias, se llevaron a cabo acciones totalmente ilegales, sostenidos por el poder político provincial y las mafias policiales.

Si bien hoy, el panorama es otro, no hay que confundir que las acciones se hayan detenido, sino que han cambiado o mutado en su modalidad. Sobre todo, porque la ideología política comunal es la misma y se vale de expresiones discriminatorias para “justificar” la nula gestión del barrio más grande de la localidad y con mayores necesidades básicas no cubiertas.

El problema más destacado que ha existido o el que daría lugar a tantos otros, déjeme dejarlo claro, es ni más ni menos que la simple ausencia del estado, porque en Cuesta Blanca, simplemente no existe. Sólo se ejerce el poder del gobierno (es importante diferenciar estas dos categorías de estado y gobierno) que no ha hecho otra cosa que precarizar todos los estamentos del estado como se venia haciendo desde hace años. Con personal precarizado, áreas técnicas desmanteladas, médicos y médicas maltratados hasta el punto de hacerlos renunciar. Ahora, todo ese staff, es el que garantiza a un estado presente y es el que articula distintas acciones con los ciudadanos de la localidad.

La precarización del estado o la inexistencia del mismo, es lo que explica muchas de las medidas que se han tomado por parte del gobierno en los últimos años.

A saber:

• Puesta de un tanque de acopio de agua potable en el barrio de la rinconada, cuando el problema histórico es el de suministro del recurso. Hoy en día el tanque depende de la misma red que instalaron los vecinos en barrio comechingones.

• Apertura de calles en barrio comechingones. El auge inmobiliario que se viene llevando a cabo en el lugar, se ejerce sin ningún tipo de ordenamiento territorial participativo y multidisciplinario, tratándose de una zona roja, según la ley de bosques y de estar emplazada dentro de dos Reservas Naturales Provinciales (Ley 8.941 y Ley 8.770) , que ejercen de zona buffer (amortiguación) al parque nacional Quebrada del Condorito y apelan al cuidado, justamente, de la cuenca hídrica.

• La venta de lotes se habilita sin garantizar el suministro de agua potable (tema acuciante en el barrio) y se apela a la red precaria existente diagramada por vecinos instalados hace años y que la comuna hasta hace muy poco, no reconocía, cuando se origino el problema del agua, expuesto en varios medios de la zona. Hoy reconoce esa red y no a los habitantes del barrio, en favor de la venta de propiedades.

La lista puede continuar, pero el objetivo de esta editorial es significar que los problemas de una sociedad se originan justamente en ella misma, cuando no se interpela al poder político de turno.

Es necesario que todos los barrios que hacen a la localidad más austral de punilla, articulen y ejerzan el poder delegado, a fin de ordenar la localidad, ahora que todavía se está a tiempo. La ausencia de gestión ha impactado de lleno en el principal recurso de la localidad que era su calidad ambiental. No se avizoran lineamientos prospectivos en pos de una sostenibilidad en el aprovechamiento de los recursos, sino más bien, se padece a diario la depredación de lo poco que queda.

La localidad cuenta con prestigiosos y experimentados profesionales de distintas disciplinas que necesariamente el gobierno de turno debe convocar, como también vecinos y vecinas con vastos conocimientos culturales y de los rincones de la comuna que permita construir comunitariamente a mediano y largo plazo.

No se trata de obstaculizar el “crecimiento” o el “desarrollo”, sino de construirlo dentro de estándares que garanticen los recursos a la generaciones venideras, tal cual figura en la carta magna de nuestro país y de forma participativa. Tampoco se trata de obstaculizar la labor de nuestros bomberos, como se esgrimió, cuando se realizaban aperturas de calles innecesariamente, pero que según fuentes oficiales, es para que pueda accederse con los camiones a futuros incendios. Siendo que los incendios que se desarrollaron los últimos años en el país, fueron intencionados, lo que ameritaría una política, por un lado, más agresiva en pos de controlar, por ejemplo, a cientos de motociclistas y cuatriciclos que se dan cita todos los fines de semana a impactar toda la traza del camino a Cabalango con ruido estridente, carreras y acrobacias y nunca se vio a personal evitando esto, y por el otro, una sólida campaña educativa en este sentido.

Video donde se muestra que los incendios se originan principalmente por falta de educación. Fuego realizado por personal de apertura de calles justificado en garantizar el acceso a los bomberos en caso de incendio 

No puede ignorarse tampoco, que este barrio, es el que más conciencia ambiental y de su cuidado ha tenido. Ha implementado fuentes de energías alternativas, tratamientos cloacales y de aguas grises con fito depuradores y otras técnicas avaladas por instituciones como el INTI, y un largo etc. que en otras latitudes, serían premiadas por sostener un lineamiento de ahorro energético que ayuda a la matriz energética nacional al ahorro y de ayuda a palear las cíclicas crisis energéticas.

Por último y como herramienta más necesitada en la región, es la de la convocatoria pública y abierta a la ciudadanía al debate y la vida política pública como herramienta de cambio de las sociedades. Un gobierno que no se expone a la legitimación pública constante, no tiene razón de ser.

Un cambio de paradigma es necesario, fundado en que las localidades no pueden seguir siendo bastiones de una política rudimentaria y anacrónica donde el caudillismo de turno determine la vida de las personas.

Detalles del impacto por apertura de calle innecesaria. No existe estudio de impacto ambiental. Gentileza Lucio.
Detalle fuste de Molle talado. Según se aprecia en el diámetro y la reglamentación vigente, la comuna infringe sus propias resoluciones. Gentileza Lucio

Nicolás Sardo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here