Vecinos de la localidad de Villa Río Ycho Cruz y puntualmente del Barrio de Solares, alertan sobre el uso que esta haciendo la municipalidad sobre un espacio que debería ser destinado como pulmón de uso recreativo para los vecinos de la localidad.

Hasta el día de hoy y pese a estar rodeado de viviendas familiares, la gestión actual utiliza el predio como relleno de materiales orgánicos y restos de escombros que acarrea desde distintos puntos. Además, se extrae material del lugar para el arreglo de calles.

Las consecuencias que tiene este cuasi basural inserto en pleno barrio residencial, ubicado entre las calles Rittatore, Las Águilas y Martín Pescador, es de una peligrosidad muy alta. En primera instancia, la inserción de material orgánico de relleno, automáticamente genera las condiciones ideales para que distintos vectores de enfermedades y/o animales ponzoñosos encuentren refugio o espacios para desarrollarse.

Enterramiento de podas

Por otro lado, al tratarse de un espacio público abierto (y ojalá no pierda esta categoría), pone en riesgo a aquellos que acceden al lugar. La existencia de escombros brinda la oportunidad a que cualquier niño pueda dañarse o encontrar algún ofidio que busque refugio. Los escombros también, poseen hierro, lo que provoca contaminación en el ambiente.

Esto no termina sólo en la problemática de la basura, a pesar de lo que significa. Los pozos hechos para el relleno de material, provoca con las lluvias pequeños criaderos de mosquitos, estando en la época ideal de vectores como el Dengue y el Chikunguña, que provoca daños en la salud humana conocido por todos.

Dos factores de riesgo, agua estancada y neumático que hacen el ambiente ideal para la cría de enfermedades.

Por último, en el predio se encuentra un árbol Algarrobo, centenario, pocos de estos ejemplares quedan en pie en la localidad. Las excavaciones hechas a su alrededor, tal cual lo muestran las fotografías, ponen al descubierto sus raíces y su capacidad de sostén. Por ende se lo esta atacando en su parte más delicada, lo que llevará a una probable muerte del ejemplar. Pero no se ataca al árbol solamente, sino más bien, a la memoria natural y patrimonio de la zona, donde se esta privando de ejercer la tarea de mostrar a las generaciones futuras, la importancia de estos árboles (tan difíciles de ver en este tamaño), su jerarquía en los ecosistemas. Es imperioso, declarar “árbol notable” a este y algunos más que andan en nuestra localidad, como centinelas y testigos de un pasado que pese a la ineptitud de algunos funcionarios se niegan a claudicar una batalla que es necesaria ganarla, si es que queremos un futuro mejor.

Este espacio de los vecinos, debe gestionarse para que así sea. De los vecinos y para los vecinos, con estos valores naturales, como patrimonio turístico, si se quiere, con la diagramación de un sendero de árboles notables que muestre al visitante la memoria natural de la localidad.

Son sólo ideas y propuestas para un futuro necesario que nos incluya a todos y que invite a la gestión política a ejercer buenas prácticas en la gestión de los residuos y no apele a enfermar a su población y mucho menos se cobre la vida de la memoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here