El trabajo de Luis Dall‘ Aglio revela que el techo electoral del peronista es de 54 por ciento contra un 34 por ciento del senador opositor.

El seguimiento permanente de escenarios electorales que hace el Gobierno de Juan Schiaretti permite inferir cuáles son los escenarios electorales que el peronismo cordobés proyecta hacia 2023, el año de la renovación. Uno de esos estudios se filtró, posiblemente con la intención de tensionar las dos internas: la propia, entre la vieja y la nueva guardia peronista; y la de Juntos por el Cambio, ya que una ruptura le facilitaría el triunfo a Martín Llaryora.

El extenso sondeo -de 1800 casos, plasmados en 107 páginas- se realizó entre el 16 y el 26 de septiembre y estuvo dirigido por Luis Dall’Aglio, encuestador de confianza del gobernador Schiaretti. Entre las conclusiones se destacan que “tanto Schiaretti como Martín Llaryora mejoran la opinión entre los cordobeses; aunque el intendente sube un poco más, porque viene desde más abajo; Schiaretti mantiene y mejora niveles altos”.

El informe advierte que “para (la elección a) gobernador, los electores muestran una tendencia favorable a Hacemos por Córdoba”. De esta manera se admite que el peronismo tendrá su principal escollo electoral en la ciudad que administra Llaryora, donde el mejor posicionado es Rodrigo de Loredo.

Entre “muy buena y buena”, la imagen de Schiaretti promedia 54 por ciento, con un 51 por ciento en la ciudad de Córdoba y 56 por ciento en el interior. De esta manera, la figura del gobernador se mantiene en ascenso tras el piso del 46 por ciento registrado un año atrás.

Entre quienes aprueban la gestión, el grupo mayoritario (34%) pondera favorablemente la obra pública, otra constante en la estrategia de Schiaretti. Entre quienes la rechazan, el principal motivo es la inseguridad. Sin embargo, la gestión provincial está por encima de la imagen del gobernador, con un 68 por ciento de aprobación, y el rechazo cae al 28 por ciento.

Pese a esto, la encuesta encendió las luces de alerta: el 51 por ciento considera que Córdoba “necesita” un cambio, y ese porcentaje crece en la capital provincial, donde el 68 por ciento respondió sí cuando se le preguntó “¿Para usted, en Córdoba hace falta un cambio?”. Allí, otra vez, el motivo fue la creciente sensación de inseguridad entre los capitalinos. Casi el 60 por ciento de los consultados no sabe quién podría llevar adelante esos cambios, mientras que un 10 por ciento se inclina por el propio Schiaretti; 5 por ciento, por Luis Juez y 3 por ciento considera que Martín Llaryora es el indicado.

“La encuesta también concluye cuál serían los techos electorales de los distintos candidatos: Llaryora podría llevar su techo electoral al 54 por ciento; Juez, al 43; y De Loredo hasta 34 por ciento”

En el caso de la gestión de Llaryora en la Municipalidad capitalina, la aprobación llega al 72 por ciento, y la imagen del intendente toca el 59 por ciento, el porcentaje más alto desde que asumió, en diciembre de 2019.

Al analizar las imágenes en toda la provincia, Schiaretti mantiene un 60 por ciento de aprobación; seguido por Llaryora, con 49 puntos, Juez, con 36 por ciento; De Loredo, 27; Natalia de la Sota, 25; y Alejandra Vigo, con 24 por ciento de imagen “buena”.

En Córdoba Capital hay cambios: Llaryora es quien lidera la imagen “buena” con 60 por ciento; seguido de Schiaretti, con 59; luego aparecen De Loredo y Juez, empatados en 42 puntos; Vigo, con 36 y se cuela el viceintendente Daniel Passerini, con 31 por ciento, aunque altos niveles de desconocimiento pese a su rol.

Al momento de analizar los escenarios electorales provinciales, Hacemos por Córdoba aparece como la opción preferida, sin que el kirchnerismo, que conserva un núcleo de 6 puntos, sea desequilibrante. En el escenario con los K compitiendo, el peronismo cordobés se consolida en 34,6 puntos; y si el kirchnerismo se refugia en cuarteles de invierno, Hacemos por Córdoba sube a 38,4.

Juntos por el Cambio tiene 25,5 por ciento de adhesiones con el kirchnerismo en la boleta única, y sube hasta 27,9 por ciento si el peronismo nacional no está en la papeleta. Sí aparece como un problema determinante para la oposición la irrupción de La Libertad Avanza y la figura de Javier Milei, que en cualquiera de los dos escenarios (con los K o si los K compitiendo) tiene 5,6 por ciento de adhesiones.

Encuesta: Llaryora le saca casi diez puntos a Juez en la elección de gobernador de Córdoba

Como el candidato opositor más competitivo aparece Luis Juez, quien cosecha el 30 por ciento de las voluntades, ocho puntos más que Rodrigo de Loredo (un escenario que implica que Juez no sea candidato). En esta encuesta del Gobierno provincial, Llaryora resulta vencedor en cualquier escenario: 38,3 puntos en un escenario en el que el kirchnerismo lleve a Martín Gill como candidato a gobernador; 42,2 puntos sin Gill en cancha (ambas hipótesis con Juez como candidato) y 41,8 contra De Loredo, aunque éste con una cosecha de sólo 22 por ciento.

La encuesta también concluye cuál serían los techos electorales de los distintos candidatos: Llaryora podría llevar su techo electoral al 54 por ciento; Juez, al 43; y De Loredo hasta 34 por ciento. Lejos, aparece Gill, con 11 puntos entre quienes seguramente lo votarían y quienes podrían votarlo. Y, en ese marco, surge como dato que, de acuerdo con este sondeo, no hay “traccionadores externos” de votos: sólo el apoyo de Schiaretti se sumaría 2 puntos a Llaryora, mientras que las figuras nacionales de Juntos por el Cambio no modifican en el laboratorio los apoyos a Juez o De Loredo, los dos pre candidatos de la oposición en Córdoba.

LPO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here