La práctica del boxeo es milenario, y su apogeo lo podemos encontrar en el antiguo imperio romano, donde, como hoy, los profesionales tenían un entrenamiento exhaustivo y una dieta rigurosa, a fin de perfeccionar no solo técnicas combativas, sino también la puesta a punto desde el punto de vista nutricional.

Pero además, el deporte del boxeo a nivel recreacional, que es lo que vamos a contar más adelante, confiere ciertos valores sobre el o la practicante que ayudan en la vida diaria.

Todos los miércoles a la tardecita, en la plaza de Icho Cruz, se reúnen en una singular práctica, “Boxeo Comunitario”. Nos acercamos a charlar con el profe, Gastón Flores, vecino de la localidad de Cuesta Blanca, que a pesar de un grave accidente automovilístico y una ardua recuperación, donde tuvo que poner en práctica otra de las cualidades que enseña este deporte a nivel psicológico y que le fue crucial para salir adelante, hoy puede hacer lo que tanto ama:

Hola Gastón, cuéntanos, ¿Desde cuándo boxeas?

– Yo empecé a boxear en mí barrio de General Paz, Córdoba Capital, cuando tenía 15 años. Tengo lindos recuerdos de esa época, en que nos juntábamos en el club del barrio a practicar.

Siempre peleé en el campo olímpico contra integrantes de la selección Argentina y luego en el WBC, liga mundial de Boxeo.

¿Qué características físicas deben tener las personas para practicarlo?

– El boxeo recreativo tiene como único impedimento las dificultades motrices que impidan el desplazamiento.

El boxeo competitivo es un poco más exigente con lo físico, pero dependerá de las ganas de competir.

¿ Dirías que es un deporte violento?

No más que cualquier otro deporte que implique competir con un contrario. En este deporte hay un consentimiento de por medio, ambos contrincantes consienten en golpearse como parte de la actividad.

¿Qué es lo que más te motiva a enseñarlo?

– Me gusta traspasar el conocimiento que he adquirido practicándolo, ayuda a mejorar la calidad de vida física y psíquica de las personas.

Por otra parte, a mí en la adolescencia me ayudó mucho a crecer con otra mentalidad, de mayor responsabilidad sobre mí cuerpo y el cuerpo de los otros.

En verdad, es un actividad novedosa que se ofrece a todo público que quiera participar, sin distinción de edad o sexo.

Nuestros mejores deseos para la continuidad de es esta actividad.

Marcela Gutiérrez Olivares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here