Pasaron las dos ediciones de la Audiencia Pública para fijar la tarifa sobre el servicio de agua potable en la localidad de San Antonio de Arredondo.

Recordemos que el Honorable Concejo Deliberante, por medio de la Resolución N° 14/2022, convocó a las audiencias públicas a fin de tratar el Proyecto de Ordenanza que fija el cuadro tarifario sobre dicho servicio, debido a la municipalización del mismo.

Haciendo un rápido repaso, podemos destacar que del conflicto suscitado entre la Municipalidad de Villa Carlos Paz y la empresa que tenía concesionado el servicio, es decir, la “Coopi”, desembocó en la obtención, por parte de Carlos Paz de quedar a cargo del servicio en su localidad y de la gestión de la planta potabilizadora en Cuesta Blanca.

Este último factor, el de que Carlos Paz, administre la planta potabilizadora de agua, determina los aspectos elementales, a partir de su concreción, de cómo pasaran las 5 localidades del sur a garantizar dicho recurso en sus respectivos ejidos. Desconocer este nuevo escenario digitado fuera de las esferas de nuestras comunas y municipios del sur, es no entender que la disputa entre las dos entidades mencionadas más arriba, escapa a la sola cuestión del agua y a una línea temporal del corto plazo, sino que la lucha entre ambos se venía dando desde hace mucho tiempo, con intereses que poco reflejaban al de los usuarios.

Ahora, frente a esta nueva realidad, es sumamente destacable que un municipio se arrogue la tarea de la administración y garantizar el servicio de provisión de agua potable, ya que justamente como destacaron algunos vecinos y vecinas en la audiencia, se trata de un recurso vital.

Lo que no puede permitirse, es no ver la obviedad ululante, que es que el principal referente de la oposición política local, miembro de la Coopi por un lado, que administró el servicio, y que muchos que se acercaron a la audiencia mencionaron de la precariedad del estado de la red por donde se transporta el agua a los domicilios y miembro, por el otro, del gobierno provincial, una de las gestiones que más ha deteriorado los recursos naturales de la provincia, impactando directamente en el recurso hídrico tan afectado, pero que además no haya sido capaz de haber emitido ningún tipo de opinión en las dos fechas de la audiencia, sino más bien haberse apersonado a “tomar nota”, tal cual a una actitud de provecho político.

El árbol no puede tapar el bosque, y el bosque, acá nos demuestra, que quienes son parte de las instituciones que estuvieron relacionadas directamente con la realidad que hoy nos afecta en la provisión de agua, crean que pueden sacar rédito político con la incertidumbre de los vecinos y vecinas y no brinden el debate como es debido, dónde es debido, y dejen un poco las redes sociales con encuestas y relatos armados (porque no soportan 5 minutos sostenidos de dialogo coherente). La arena política se dirime en estas circunstancias y es donde la capacidad queda a flor de piel.

En resumen, estamos frente a una circunstancia crucial, por un lado, un gobierno municipal que ha adoptado la decisión valiosa y a mi criterio irrenunciable de gestionar un recurso clave para el presente y futuro de la localidad, pese a, si se quiere, correr con desventaja frente a no poseer la fuente desde donde nace el recurso, que es la planta potabilizadora.

Por otro lado, tenemos a una oposición política que intenta hacer leña del árbol caído, que no ha presentado un proyecto alternativo y que su edil no ha estado a la altura de las circunstancias más que para intentar desautorizar a quienes llevaron a cabo la moderación de las audiencias públicas, es decir, la nada misma.

Por último, es importante mencionar, que esta realidad que nos encuentra discutiendo sobre el agua, ni más ni menos, lo hace desde los que defienden el derecho soberano de gestión del estado (en este caso municipal) y quienes intentan con berrinches volver a concesiones tal cual a los políticos que se atan a las patillas de viejos caudillos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here