Desde la Secretaría Argentina sobre Malvinas, Antártida Argentina e Islas del Atlántico Sur, y próximo a presentarse ante el Comité Especial de Descolonización de la ONU, Guillermo Carmona esbozó ser optimista sobre la reanudación del diálogo sobre las Islas Malvinas con el Reino Unido.

Problemas para mantener la unión del reino, inconsistencias presupuestarias, “muchos británicos solo logran una comida al día”, Malvinas ya no siendo un Territorio de Ultramar de la Unión Europea y bloqueo de contactos entre la Argentina y los residentes en las Malvinas desde el gobierno de Boris Johnson, fueron ítems que Carmona señaló como problemáticas que podrían minar la posición británica de resistirse al diálogo y minimizar el reclamo soberano argentino.

A 40 años de la guerra, el funcionario dijo que “no hay nada que celebrar” y que la Argentina posee un enfoque íntegramente diplomático al momento de abordar todo lo referido en materia histórica, política y diplomática a las Islas Malvinas.

“No solo al final de la guerra, sino también el 10 de junio de 1829, el país declaró la gobernación territorial político-militar de Malvinas, hasta que fue usurpada por el Reino Unido en 1833. De todos modos, en algunos momentos, el Reino Unido ha mostrado disposición a discutir la soberanía de las Malvinas, tal fue la caso de 1965 a 1982, justo antes de la guerra cuando Londres congeló unilateralmente todas las negociaciones” describió Carmona.

EM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here