Después de la reunión con Urtubey, el cordobés recibió al gobernador de San Luis. Charla sobre el 2023 en el Congreso y un acercamiento casi inédito.

 La relación entre el peronismo de Córdoba y el de San Luis nunca fue buena. Y tal vez, el antecedente más polémico de asperezas entre el PJ mediterráneo con el puntano sea el duro diciembre de 2001 con Adolfo Rodríguez Saá y una presidencia transitoria que tuvo, como capítulo final, el vacío a su convocatoria en Chapadmalal por el que siempre acusó al por entonces gobernador cordobés, José Manuel de la Sota.

El mayor de los Rodríguez Saá aún hoy sostiene que el cordobés lo dejó sin chance de extender su estadía en Balcarce 50, mientras que la versión del delasotismo siempre fue por otro lado: el puntano quiso romper el pacto de un mandato por tres meses para luego convocar a elecciones. Como sea, todo forma parte del pasado.

Aunque no por ello, dejó de llamar la atención el encuentro de este mediodía en Córdoba entre el actual mandatario que hizo las veces de anfitrión, Juan Schiaretti, y el menor de los puntanos, ‘el Alberto’.

Rodríguez Saá hizo escala, hubo reunión, charla mano a mano que después extendieron a otros funcionarios y la invitación concreta del cordobés a su par, buscando que se sume al modelo antigrieta que trata de construir. Propuesta que Rodríguez Saá aceptó.

“Es cierto, nunca la relación fue la mejor. Para que se entienda, Alberto no es Perotti”, dijo una fuente del schiarettismo en torno al aceitado vínculo del peronismo cordobés con sus pares de Santa Fe. Por esto, el impacto de la foto relajada entre ambos fue positivo.

Adolfo Rodríguez Saá aún hoy sostiene que De la Sota lo dejó sin chances de quedarse más tiempo en la Casa Rosada. Nada de ese rencor parece alcanzar a su hermano, Alberto, el actual gobernador y lider del peronismo puntano, que coincidió sin problemas con Schiaretti.

Como reveló LPO, Schiaretti está construyendo los cimientos de su proyecto nacional tomando distancia del kirchnerismo y de Juntos; y en el medio, arrancó esta fase por una disputa con el oficialismo nacional: el liderazgo de los gobernadores.

En esa misión, la de agrupar a los mandatarios provinciales, cerca de Schiaretti creen que el principal competidor en esta instancia es el ministro de Economía, Sergio Massa. Por esto consideran que hubo un apuro del tigrense por la foto en la semana con el entrerriano Gustavo Bordet, uno de los gobernadores con los que Schiaretti tiene una sintonía fina.

Sobre el diálogo del cordobés con Rodríguez Saá, desde El Panal contaron de manera oficial que “compartieron una reunión de trabajo donde coincidieron en la necesidad de trabajar en la construcción de un espacio político superador, que se presente por fuera de la grieta instalada a nivel nacional”.

Y se apuraron en sostener que “en la ocasión no se habló de candidaturas”. La aclaración tiene un motivo en particular: en la semana, después de la foto con el salteño Juan Manuel Urtubey, algunos medios hablaron de un lanzamiento, algo que en realidad no existió.

Motivo por el cual hubo algunas diferencias entre el entorno cordobés de Schiaretti y el equipo que en despachos porteños lidera el consultor Guillermo Seita. “Seita se apuró”, dijo un schiarettista paladar negro a LPO.

Lo que quedó claro del arribo de Rodríguez Saá a Córdoba es que el puntano enfrió su relación con Casa Rosada y decidió acercarse al proyecto de Schiaretti. “No fue una reunión de gestión, esto fue netamente político. Y no será el único gobernador”, reconocieron desde el PJ cordobés a LPO.

En la búsqueda de liderar a los gobernadores peronistas, cerca de Schiaretti creen que el principal competidor es Sergio Massa. Por esto el ministro de Economía se apuró en sumar la foto con el entrerriano Gustavo Bordet, uno de los gobernadores con los que el cordobés tiene una sintonía fina.

Esa construcción con algunos gobernadores puede llevar más tiempo, por eso en la mesa chica de Schiaretti insisten con la prudencia y “respetar los plazos de cada uno en sus provincias”.

“Ellos tienen sus tiempos, pero el silencio de algunos no quiere decir que compartan el rumbo del gobierno de Alberto Fernández”, reconoció un dirigente del entorno del gobernador.

El puntano es otro de los peronistas que decidió despegar su elección provincial del calendario nacional y disputará su reelección el próximo 11 de junio, mes que también seduce al cordobés para definir su sucesión. De esto también se habló en la reunión de la que además formaron parte, luego del encuentro mano a mano, el diputado cordobés Carlos Gutiérrez, y los ministros de Gobierno de ambas provincias, Julián López y Fabián Filomena, por Córdoba y San Luis, respectivamente.

El schiarettismo además anticipan que las reuniones serán semanales y con varios mensajes. Encuentros que tienen en agenda para después de los mandatarios provinciales con los empresarios industriales de la mano del hermano de Urtubey (extitular de la UIA), la CGT y las organizaciones sociales. Estos dos últimos, aliados estratégicos de Schiaretti en Córdoba.

LPO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here