Este 29 de Julio pasado, se conmemoró el Día Nacional de la Cultura, y me permití, gracias a esto, revivir una importante sección del diario, Huellas Digitales, donde se resaltan figuras importantes del sur de punilla, ya sea por su historia, por sus acciones, pero principalmente por el mensaje que trasladan a nuestras sociedades. Por otro lado, gracias a esto, el gusto de hacer esta sección, con una persona que a mi criterio, tuvo que tener su reconocimiento desde hace rato, principalmente por haberse tomado la titánica tarea de recoger un gran pedazo de la historia de Villa Río Ycho Cruz y pueblos aledaños, pero también, de ahondar en la tarea apasionante y justiciera de mostrar que había una historia antes de “la historia”. Un pasado ancestral que clamaba por hacerse escuchar y dejar caer el velo de la riqueza cultural del sur de punilla, que tuvo la suerte de ser testigo de asentamientos ancestrales.

Graciela Zelaya, es una persona que posee una riqueza de conocimiento formidable, multidisciplinaria, tal vez no tanto por gusto, sino porque la vida la llevo desde muy joven a tener que valerse por si misma, desde aquella jovencita recién llegada a la Ciudad de Buenos Aires, devenida de un pueblo de la llanura pampeana de la Provincia de Buenos Aires. Esos primeros años en la exigente gran ciudad, le permitieron forjar dos aspectos principales que la acompañarían gran parte de su vida. Por un lado el expertise del manejo como pocas, de las tareas administrativas, contables, ejecutivas, etc. Y por el otro, el contacto directo con personalidades y ambientes de la cúspide de la cultura porteña, música, pintura, museos, salas expositoras, etc, que marcaron toda una generación artistica de nuestro país, en el regreso de la democracia.

Empezó a frecuentar esta zona, de visita, por el año ’90 y pudo asentarse y empezar a, si se quiere, realizar un sueño, en el año 1992. Donde se propone poder absorber lo que tanto amaba, la naturaleza. El arte, llega más tarde 2002, inicia un camino, hasta hoy en la alfarería, técnica exquisita que ha podido perfeccionar a limites insospechados. “…es la semilla de toda una vida , se despertó en este lugar, lo que forjo un horizonte en mi vida, desde la técnica de la cerámica ancestral de rescate hasta la investigación misma de los pueblos que la representaban…”

“Agradezco haber venido acá, el silencio, el contacto con la naturaleza fueron el escenario perfecto para desarrollar estas tareas, que la naturaleza nos interpela” Son palabras de una persona que me trasladan a un pasado de una filosofa que hizo su lugar de trabajo el sur de punilla.

“El primer taller de cerámica que hice, fue una simbiosis inmediata con los materiales y que me despertó un ansia por la investigación, el contacto con la arcilla, ese material primigenio es indescriptible. Los inviernos acá, eran, momentos de introspección, momentos maravillosos de miles de preguntas de este pasado que necesitaba conocer, una reflexionaba mucho en esos momentos de mucho silencio, el pueblo se sumía en un letargo”.

“Fue ahí cuando empece a asistir a conferencias de arqueólogos jóvenes de la cátedra del Dr. Berberian, que iban contando los descubrimientos que iban haciendo, que si bien, estaban dirigidos a docentes, mi hambre por saber me metía en ese ambiente. Teniendo en cuenta que no había material en las bibliotecas. No había nada donde uno pudiera aprender. Hasta que di con el material de Anibal Montes, donde se hace un análisis de los relevamientos de los españoles que estuvieron por acá en la época colonizadora. Entonces todos esos conocimientos adquiridos los traslade al lugar donde yo me encontraba, y empece a realizar una investigación de estos lugares”.

“La tarea de la cerámica siempre fue clara, (cuando quedo sola), mi hermana y cuñado regresan de Catamarca, por sus trabajos, los trasladan a Córdoba, y empezamos con los talleres de cerámica, principalmente para contarle a la gente, a los turistas y público en general, porque desconocían el valor histórico ancestral de lo que sucedió aquí. Por eso la tarea de la cerámica de rescate, se llama así porque uno lo que hace es justamente eso, rescatar y volver a hacer piezas de las culturas más importantes que son muy especificas para contarle a la gente, fue una tarea de difusión, fuimos invitadas en muchas muestras. Marques de Sobremonte de Córdoba, Legislatura de Córdoba, Cº. Colorado, San Marcos Sierras, Cjo. De la Mujer, etc. Y con una devolución muy importante del público, lo que alimentaba la premisa de que había un vacío en el conocimiento de estas culturas”.

Contame como fue que inicio la feria de artesanos.

La feria de artesanos no existía, comenzó aproximadamente por el 2006, no recuerdo bien, en una de las fiestas patronales. Se propone realizarla alrededor de la plaza principal con artesanos locales.

 Entonces después de eso, comenzamos un principal movimiento junto a artesanos locales y vecinos. No teníamos lugar físico, así que deambulábamos por varios lugares. Antes teníamos mucho turismo en el invierno lo que permitía que pudiésemos exponer varias veces al año.

Por último pudimos asentarnos en el lugar donde esta hoy y bueno desde aquel entonces ya funciona fijo en ese lugar.

Tuviste un rol destacado en la Comuna y Municipalidad

Saquemos lo de destacado. Yo empece en la comuna, a partir de una campaña que se hizo por el Dengue aproximadamente en el 2009, la dirigía El Sr. Andreone, tenía que ser muy minuciosa, con inventarios, planillas, relevos, lograr sacar la mayor cantidad de material donde se pudiera alojar el insecto. Nos permitieron trabajar en la Casita de la Cultura, donde hoy funciona el Concejo Deliberante, fue una tarea ardua donde llenamos muchos camiones con material para desechar. Después vino la campaña del cambio de luces de bajo consumo. También , muy minuciosa.

Ahí mismo seguimos trabajando, armando después una biblioteca, armando gabinetes de apoyo escolar, y allí se me ocurrió articular con el tema de la historia de los originarios, con la escuela específicamente, 4º y 6º año. Con una linea de tiempo para que los niños y maestras pudieran aprender que acá había una historia muy importante, con talleres para hacer utensilios tal cual se fabricaban los aborígenes.

En esa época se hizo un homenaje a vecinos y vecinas mayores de 80 años. Fue muy emotivo.

Yo había hecho un taller en Pueblo Grande, y luego me invitan a integrarme las Alfareras de Icho Cruz . Así conocí a Teresa y a Patricia. Más tarde, se consolida como Municipalidad la villa y se crea un equipo en el Área de Cultura con Teresa Acevedo a cargo y se implementa un proyecto que había sido madurado durante muchos años, a raíz del contacto con las personas de la zona, donde ellos nos enseñaron muchas cosas del lugar. Ahí empezamos a trabajar denodadamente. Se integraba mucho a la escuela Pagliari.

Se crea la Escuela de Música, con Ramiro Zárate que ya había empezado con guitarra y teoría y se agrega teclado, percusión, canto.

Los Ciclos de Arte, destacando los artistas locales. Las Fiestas Patrias eran fiestas con desfiles, y mucho festejo.

El Ciclo de Conciertos de la Aguada, R. Zárate, aportó a músicos extraordinarios, ya que estaba en la Orquesta Juvenil de Córdoba; hicimos muchos conciertos

Ciclos de teatro, el taller de Coro, que fue muy importante, el taller de indumentaria de alto nivel donde las personas utilizaban herramientas profesionales, de inglés que ayudo mucho, se aprovecho todo, paralelamente también con deportes de distintas disciplinas y competían a nivel vecinal y provincial . Los Fortines Gauchos fueron apoyados para realizar grandes fiestas, con destrezas gauchas, donde enseñaban los distintos pelajes de los caballos, se articulaba con otros fortines, era multitudinario.

Trajimos al Teatro Real, con el teatro costumbrista donde se representaban los grandes clásicos argentinos, había personas que jamas habían visto una obra de teatro, era emocionante ver como la gente se emocionaba, el director del teatro termino llorando por la devolución de la gente, la recepción, los ágapes y como agradecía la gente.

Ballet Venezuela 2011

El teatro San Martín donde vino la orquesta de tango, con sus bailarines, fue extraordinario; el Carnaval de Corrientes con todos los trajes increíbles, en el concierto del Arroyo La Aguada pasaron figuras (hoy premiadas) que recorrieron el país con su arte.

Una tarea muy gratificante, de mucho trabajo, para el pueblo. Icho Cruz fue sede varios años del Festival de Teatro Internacional que organizaba Córdoba Cultura, como así también del Festival del Humor.

Día de la bandera 2014

Hubo cursos de capacitación profesional. Danzas, Gimnasia artística, y mucho deporte.

¿Por qué es importante el desarrollo cultural de las localidades?

Porque es crucial mantener la identidad desde el nacimiento, desde un visionario que compra tierras con el propósito de hacer una villa, que no es lo mismo comprar tierras para uno mismo. Hay un mensaje muy fuerte ahí. En este caso acá había un objetivo de fundar una villa, donde muchas familias venían a buscar futuro, y toda esa gente no era tan conocida, por eso tuve la necesidad de contar eso, a esas personas que hoy muchos no están y tuve la oportunidad de hablar con ellos. También estuvieron los visionarios que querían este lugar como sitio de descanso, entonces se encontraban esas dos realidades , los que vivían acá y los que todos los años venían a descansar y se fundían en uno solo, convivían hermanados por la belleza y el amor al lugar. Un fenómeno destacable. Siempre recuerdo una frese de Zitarrosa: “nada con menos apuro que un pueblo construyendo su historia”.

Me gustaría agregar algo que siempre tengo en mente, si me permitis : La UNESCO, en 1982, declaró…que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.

(UNESCO, 1982: Declaración de México)

¿Crees que hoy existe desarraigo?

En Icho Cruz no hay desarraigo, es muy fuerte el arraigo que hay en la gente de acá, se sienten participes de la construcción del pueblo en el que viven, y los que venían a descansar también lo tienen y sus hijos jugaban juntos y muchos de los que venían en el verano sus descendientes se quedaron acá, eligieron quedarse acá, es muy interesante lo que pasa, es un fenómeno digno de estudio. Fueron testigos del nacimiento del pueblo, desde la apertura de una calle, etc. Los que elegimos venir acá pudimos sentir también el mismo amor , como si fuera parte de las atmósfera. Las fiestas patronales, ayudaban mucho a eso, que la gente se integre.

Biblimovil, Barrio Solares. 2012

El tema de la cultura, es interesante, es muy abarcativa, es lo que somos y lo que construimos, y si podemos ir fusionando en esa construcción, para fortalecer la enorme gratitud hacia quienes lucharon mucho y pusieron el cuerpo, hacia aquellas comisiones primeras que hicieron posible estos pueblos. Que lo hicieron con absoluto amor y con sentido comunitario. La escuelas de música por ejemplo, le dio muchas oportunidades a la gente que tenia ganas de aprender a tocar un instrumento. Y lo disfrutaban. Los bailarines folclóricos, que hoy tienen un Ballet Municipal, ha competido en diferentes lugares del país y del exterior. Todo eso se consiguió, con la voluntad de hacer.

Me gusta pensar siempre en clave de brindar oportunidades, porque no sabemos si tenemos al lado a un artista, músico, pintor, científico, lo que sea y brindar la posibilidad de dar el primer paso.

La premisa de la cultura podemos decir, es que hoy en día aprendamos a sumar lo subrayo, está muy complicado, tiempos difíciles, pero hay que seguir sumando.

Cena de la amistad, 2016

Graciela también es autora del libro “Memorias de Icho Cruz”, donde se plantea el estudio histórico desde los primeros asentamientos ancestrales, la riqueza natural y la historia del pueblo. Un material increíble de continua consulta, para conocer de primera mano, con relatos de vecinos que fundaron la villa, que permite adentrarnos a un pasado que esta susurrándonos todo el tiempo, muchas veces justificando el presente y otras con la necesidad de mirarlo para saber  de donde venimos.

Agradezco eternamente a Graciela, por haber brindado toda una vida, a la riqueza histórica de nuestra identidad, a la construcción colectiva, y por su amistad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here